10 de septiembre de 2009

El proyecto requería una inteligencia colectiva: César Ramírez, Carlos Hernández y Christiaan Nieman sobre el Museo Efímero de Venecia

A57/ Proyecto/ Bogotá

En la terraza del Centro Comunal del Barrio Venecia, A57 encontró un parásito/prótesis efímera donde la Fundación Visiva, la comunidad del barrio Venecia y el taller vertical Nuevos Territorios del PEI, unieron esfuerzos para crear un museo efímero, que de una manera innovadora y colectiva, sirvió para generar procesos comunitarios entorno a la cultura y las artes en versión 2009 de la Bienal de Venecia de Bogotá.

Foto: Fundación Visiva / PEI

¿Cuál es el concepto clave del proyecto? ¿Surgió de una idea, del lugar, del usuario?

El concepto clave fue la cartografía de cosecha, es decir, el lugar fue el punto de partida desde donde se hizo una cartografía de los alrededores para cosechar materiales, inspiración, colaboración de la comunidad, y todo lo pertinente al proyecto. Lo que se encontró y cosechó de materiales fue lo que llevó al diseño; normalmente el proceso es al revés.

El proyecto surgió al generar un espacio alterno a la Bienal de Venecia de Bogotá, vinculando otros espacios de la ciudad diferentes a las galerías y museos. En este proceso, la comunidad propuso la idea de tener un museo en el salón comunal del barrio Venecia para generar procesos comunitarios entorno a la cultura y las artes y así tener nuevos frentes de inserción en la localidad. Finalmente la Fundación Visiva - encargada de realizar la Bienal-, el salón comunal del barrio Venecia y el taller vertical Nuevos Territorios del programa internacional PEI de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana, unieron esfuerzos entorno al museo y crearon, de una manera innovadora y colectiva, un museo efímero que tiene básicamente tres colecciones:
1 – Las obras que han sido donadas por los participantes de la Bienal de Venecia de Bogotá o sus registros y referentes.
2 – Obras de artistas nacionales e internacionales que permitan dar cuenta del panorama del arte contemporáneo.
3 - Una colección de reproducciones de obras del arte universal que serán utilizadas como material didáctico para la enseñanza de la historia y la teoría del arte. Estas obras están siendo acopiadas, revisadas y catalogadas con las técnicas museográficas vigentes para elegir las “más fielmente reproducidas” para que haga parte de la colección del Museo de Venecia, la colección con la cual se dio apertura al Museo.



Fotos: Fundación Visiva / PEI

¿Cómo relacionan este proyecto con otros de sus proyectos?

Durante el segundo semestre del 2008, con el proyecto Nuevos Territorios del PEI se empezó un trabajo colectivo, aleatorio y crítico que llevó a la implantación y realización de un artefacto para conciertos llamado DRAT - Design Rock Ar(t)chitecTour. que realizamos el semestre pasado al interior de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad. El proyecto del museo surgió de este, pero por su función social y su implantación, es un paso más allá. Es la primera vez que teníamos un proyecto por encargo, de mutuo acuerdo y de esta envergadura que requería pensar y hacer en colectivo o como lo denominamos en el PEI “una inteligencia colectiva”.

¿Cómo y por qué eligieron los materiales?


Fotos: Fundación Visiva/ PEI

Los materiales fueron los que se encontraron haciendo la cartografía de cosecha -lo que se encuentra y se cosecha- en el barrio Venecia. Encontramos en GM Colmotores una fuente de material grande y generosa: nos donaron estibas y guacales de madera, cartón plast y plástico burbuja. Lo que nos dieron era literalmente lo que había, y lo que cabía en el camión. Fueron aproximadamente unas cuatro toneladas y media de material. Luego, para hacer el cerramiento de la sala de exposiciones, Surtiscreen, empresa de material y suministro de impresión, donó el banner de aproximadamente 100m. Al ver que nos hacían falta estibas, Anixter, empresa que suministra cables especiales para aplicaciones industriales, nos donó aproximadamente media tonelada más y así con estos materiales pudimos concluir el museo .

Además de aportar al proyecto como tal, creemos que para los colaboradores fue interesante ver y comprobar también que existen alternativas para el procesamiento de materiales que ellos consideran residuales. Los materiales, como lo convenimos con GM, tendrán un nuevo uso. En un país como Colombia y un barrio como Venecia en Bogotá, esto no es tan difícil de lograr. Confiamos en que la recursividad de la gente llevará a que este material se convierta en mesas para colegios, caballetes para pintar, la nueva casa para el perro del centro comunal y hasta en material didáctico para el curso de reciclaje que se dicta en el mismo centro comunal.


¿Qué tanto y cómo se transformó el proyecto del diseño a la construcción?


Propuestas de los estudiantes del PEI. http://museo-venecia-bogota.tumblr.com/

El proyecto empezó con un concurso de ideas al interior del taller Nuevos Territorios con el objetivo de familiarizar a los estudiantes con los materiales; de ahí salieron varios proyectos interesantes, fueron más de siete propuestas, estas fueron escogidos por los mismos alumnos del taller junto con los directores de proyecto; luego se hizo una propuesta nueva entre los ganadores, la cual fue otra vez expuesta en público a los estudiantes y a la comunidad para ver los pro y los contra de lo que queríamos diseñar.

Sin embargo, en estos proyectos donde el material -lo que se encuentra y se cosecha- es el que guía al diseño, llegar al lugar y recibir el material cambia inevitablemente el proceso de diseño. La adaptación fue clave y fue quizás la manera más fácil de diseñar con 60 personas una misma cosa. El diseño resultó poco a poco durante la construcción. Fue un proceso colectivo y muy intuitivo.




Foto: Fundación Visiva / PEI

Constructivamente, ¿cuál fue el detalle más crítico, el más exigente de resolver?

Naturalmente al construir intuitivamente una estructura, lo más exigente fue armar un segundo piso y fue especialmente difícil construir la escalera para llegar a ese segundo piso.


Foto: Fundación Visiva / PEI

¿Qué es lo que más les gusta del proyecto?

Lo más interesante es el efecto que tiene en todos los participantes, en la comunidad y en los visitantes. Los más entusiasmados son los niños. Para ellos -que viven en un mundo de ladrillos y concreto- tal vez es una experiencia nueva. En cada visita que hemos hecho al museo aparecen niños que van a jugar en la estructura.

Es un proyecto que va mas allá de un experimento, ya que se logró sembrar una semilla que en un futuro llevará a otros proyectos. En estos momentos estamos planeando unos artefactos para Experimenta Colombia: Festival Latinoamericano de Artes Mediáticas, Expociencia y un trabajo colaborativo con la Escuela Taller para hacer una intervención en la Estación de la Sabana.


Foto: Fundación Visiva / PEI

¿Qué harían diferente si tuvieran la oportunidad de volverlo a hacer?

Todo sería diferente. Es exactamente eso lo que hace la experiencia interesante, cada proyecto surge en un lugar distinto, con materiales diferentes y de un grupo humano particular. Cada proceso entonces es único. Tal vez existe un proceso de aprendizaje práctico en cada proyecto que ayudan en el siguiente proyecto, pero en esencia, la próxima vez siempre es diferente.

Ficha Técnica

Nombre del proyecto: Museo Efímero de Venecia
Categoría: Equipamento cultural efímero
Ubicación: Centro Comunal del Barrio Venecia (Diagonal 49sur # 53-09), abierto de Junio 6 hasta 13 de septiembre del 2009, entrada gratis.
Cliente: Fundación Visiva -para el proyecto Bienal de Venecia de Bogotá
www.fundacionvisiva.org; http://museo-venecia-bogota.tumblr.com/
Diseño: Profesores del PEI: Arq. Carlos Hernández, Arq. César Ramírez, D.I Christiaan Nieman y Psicólogo Hernando Gómez; Estudiantes del PEI - Diseño Industrial y Arquitectura de la Pontificia Universidad Javeriana.
http://programainternacional.blogspot.com/; http://www.peiprogramainternacional.org/
Colaboradores: GM Colmotores, Surtiscreen, Anixter, Centro comunal de Venecia, y la comunidad el barrio Venecia
Constructor: Grupo estudiantes y profesores del PEI
Área del lote: 170 m2
Área construida: 100m2 aproximadamente
Costo de la obra: 1.500.000 pesos
Año: 2009; diseño y construcción en una semana y media
Materiales y proveedores: Estibas, guacales, y materiales de empaque (GM Colmotores), Estibas (Anixter ), Banner de impresión (Surtiscreen).

16 comentarios:

andrestropical dijo...

Lo de la terraza del Centro Comunal del Barrio Venecia me impactó. Demasiado. No hay discurso posible para destruir la geometría, el juicio de la forma técnica y tampoco para descontextualizar las cosas a nuestro acomodo, a punta de ego y afán de excentricidad. ¿Cartografía del lugar? Por Dios Santo, esas lecturas intelectuales no las hacen los ciudadanos, a excepción de los responsables, y por el contrario se preguntarían a que horas pasó el huracán por tremendo barrio tan importante de Bogotá.
Lo más cruel de todo es que TODO se convirtió en arte (la cubana repartiendo cocaína en un performance por amor al arte.....), y haciendo “parásitos/prótesis” en los barrios estrato 2 y 3 (que tiene un poder económico muy superior al de las estadísticas) se ponen bajo la mirada egocéntrica pretendiendo culturizar, se apilan materiales en una apología al desorden. Creo que se han sobreestimado los discursos sobre el proceso creativo, porque los resultados son los que valen.
Cartografiando Bogotá uno podría entonces hacer montañas de escombros, basuco y toneladas de comida desperdiciada de la calle 45 hacia el norte...... y eso es un panorama oscuro...
El arte (si es que ese es el tipo de ejercicio que involucra las palabras museo, efímero, estudiantes, comunidad) debe ser brillante, debe ser la luz en medio de la oscuridad. La arquitectura jamás debe dejar de ser un asunto técnico, paramétrico, respetuoso y que busque unanimidad. Esos talentos que buscan transgredir haciendo réplicas del desorden físico podrían estar desorientados.
Quiero establecer una simple comparación con un ejercicio que a simple vista es un objeto más grato, arriesgándome al juicio sobre comparar. Los resultados del diseño debe verse revelados más allá de los discursos sobre la vanguardia, y hacer honor a la composición y no ha la descomposición.
Otro colega me ha compartido el enlace de una universidad francesa que hizo esto: http://www.dezeen.com/2009/09/17/evolver-by-students-from-alice-studio-at-epfl/#more-40727
Seguro: es como comparar la música de Mars Volta con Pink Floyd...... unos son unos gritos delirantes, caóticos, sin armonía-melodía, y otros son inspiración universal en armonía, sin olvidarse del mundo de éstos siglos, comprometidos como artistas con sus denuncias y rebeliones sobre las atrocidades de la naturaleza humana. Digamos que son de las misma clase de manifestaciones, pero el resultado formal (que tanto nos trasnocha a los arquitectos o a los creadores de música), tiene variaciones entre lo fatal y lo favorable.
Anhelo que podamos recuperar un poco de orden y real sensibilidad sobre nuestros entornos, de los cuales aún surgirán orden y belleza, porque están urgidos de eso. Es algo que está en la conciencia humana, que vas más allá de la moral y el intelecto; la belleza es irracional pero real.

Antonio dijo...

Wow. Más sorprendente que el mismo proyecto me parece este comentario. De antemano debo aclarar que no tengo nada que ver con la construcción; simplemente visité el proyecto para tener una panorámica más precisa.
Haciendo ese esfuerzo sobre la expresión geométrica del resultado, en los juicios morales sobre el “orden” y el “desorden” y en criterios de “composición” se pierde la oportunidad de entender otros atributos más relevantes – no solo para este proyecto, sino para la arquitectura de nuestro tiempo-. Este museo es un proceso de construcción participativa en que 60 estudiantes establecen pactos de trabajo simultaneo, seguramente sin planos, y que se guían por la inercia de la inteligencia colectiva – a todas luces un actitud necesaria, cercana a los cambios sociales que se producen gracias a la conectividad y que en últimas aluden a una disolución de la autoría y el nocivo exceso de protagonismo de cierta arquitectura (en eso estamos de acuerdo).
También hay gran valorar en los procesos de gestión social, de interacción con la comunidad, y en trabajar los recursos con inteligencia: reutilizar materiales de residuo industrial para construir un espacio de repercusión para el barrió - gústenos o no-.
Cómo sistema de trabajo las cartografías son otro acierto más. Probablemente menos asociadas a la geografías y a la condición física del lugar, pero si lo suficientemente operativas como para reconocer los actores sociales necesarios para movilizar la comunidad – líderes comunales, dirigentes educativos, vecinos, etc - o para detectar dentro del barrio una gran industria automotriz que genera excesos de desperdicios reutilizables.
Es cierto que hay cierta “inocencia” en el planteamiento y el legado para la comunidad a largo plazo. Pero creo que para inscribir proyectos en un "verdadera" dimensión social no solamente debemos actuar como curadores de la miseria y la descomposición de Bogotá. En el proceso de construcción de este proyecto todo los involucrados – estudiantes, empresas donantes, comunidad y – lograron conectarse como ciudadanos, en mayor o menor medida, con los grandes problemas de nuestra época: la crisis ecológica y el desequilibrio social.
El look pos katrina el museo pudo haber pasado a una “dona” mejor dotada –como la de los franceses del link – o incluso a una caja de excelentes proporciones, pero el resultado obtenido sería el mismo. Al final de cuentas el valor de estos proyectos se debe medir en su desempeño, en su performatividad y las interacciones sociales que provoque.

andrestropical dijo...

Gracias por la réplica. Valoro el esfuerzo de relaciones generado por el proyecto y su proceso creativo. Reitero que considero que se sobrevalora dicho proceso, pues la arquitectura primero se lee con ojos, y luego (si se quiere) se escucha o se teoriza, ejercicio académico sin demasiada validez para el usuario.
Vease la gran variedad de slogan para vender oficinas y multifamiliares, pero la variedad técnica o espacial no es mucha, y el usuario se siente defraudado al ver lo mismo en otdas partes; la retórica dulce se quedó entonces en las salas de ventas y en las academias.
Si los arquitectos somos parte de un tejido social, la parte que debe canalizar las voluntades que desean cambios y versiones mejoradas, siempre existen parámetros. No es algo moralista pensar en orden y composición; se trata de tener rigor constructivo... entiendo que el proceso de integración social fué muy rico, y seguramente el resultado formal hubiera sido menos agresivo.(el cerebro humano percibe agrasión o placidez).

Estoy de acuerdo en que el resultado social podría haber sido parecido con una "dona francesa". Lo que yo discuto es el resultado arquitectónico.

Anónimo dijo...

Creo que en el el mundo de la arquitectura hoy SI es importante el proceso, la búsqueda...a mi ya no me convence ese tema de que el resultado es lo más importante, es como decir que el fin justifica los medios...

Anónimo dijo...

Aquí no creo que se discuta si el proceso es o no importante, claro que lo es, pero el resultado también, no solo por su fin estético sino legal, al menos en los paises en donde los arquitectos cargan con las responsabilidades civiles de los problemas de una obra. La arquitectura es más que ideas, y requiere de cierto rigor a la hora de mostrar los procesos y hacer las cosas... De todo este "proyecto" me llaman la atención los paneles...son los ganadores? Para que hacer un concurso y despues aplicar el hagamos lo que podamos?...Esos eran los mejores? con que criterios? Son estudiantes, y nadie les dije que para sostener esa cubierta "a la willy muller" es necesario dibujar algún tipo de pilar o columna en la sección?....En definitiva un proyecto que se excusa en discursos sociológicos y antropológicos para esconder su mediocridad....totalmente de acuerdo con andrestropical....

Recominedo estudiar la historia de los pabellones en expos internacionales y eventos de ese tipo y en futuros eventos contar con la presencia de Santi Cirugeda...

Anónimo dijo...

Celebro que esto trae a colación temas tan dejados a la deriva en nuestra arquitectura como el rigor técnico y ético

Anónimo dijo...

Bueno, que podria aportar Cirugeda Alli? es el salvador del mundo?

Este proyectito a mi me gusta.
Porque seguremente su ambición nunca fue de ser publicada en revistas para arquitectos traje/corbata que estas, si hacen la apologia de la Arquitectura que "se lee con ojos"...
Son estudiantes que por una vez cogieron herramientas en la mano, y con todos sus cabezas, ideas y ganas, construiron esta protesis seguiendo intuiciones comprometidas con el ambito social

Luego para los que no les gustan el proyecto, tranquilo. Este proyectito no tiene como ambicion de quedarse alli años y años. El dia que no servira mas, se desmontara y no quedara nada. Eso es ecologia (no como el pepino de Lausane que con su pinta maderita es menos sostenible que el humo de una busetta) (Porcierto: Lausane es una ciudad de $uiza. Y seguremente la matricula de un año en la EPFL vale 25 veces el precio de esta protesis > ninguna comparason posible.
saludos

Andrés Martínez dijo...

Que bien que haya quien capte el mensaje: no voy en contra de lo ecológico, de lo antropológico, de las intencione por innovar, de un proceso (que sea riguroso y no regido por el azar), del hecho de involucrar autores y comunidad.
Reitero: es un desprestigio para nuestro oficio que esas sean las arquitecturas emergentes, y retomarno lo del caometario del 26 de septiembre, no se pueden escudar los resultados pobres en la retórica. Muchos son los excelentes ejemplos de arquitectura emergente (convocados por esta revista) que sí reflejan disciplina y amor por una buena praxis.

Felipe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Esto de arquitectura parametrica no tiene nada. No se puede confundir forma con procesos que en este caso brillan por su ausencia

Anónimo dijo...

"INTELIGENCIA COLECTIVA", Hummm... mejor: "IGNORANCIA COMPARTIDA"

A57/ dijo...

No vemos la necesidad de atacar personalmente a los autores de los proyectos.
Este espacio es para debatir con argumentos, presentar puntos de vista, opinar sobre lo que se ve, compartir otros proyectos que puedan aportar. Este espacio es para construir y no para destruir. Es válido no estar de acuerdo, pero no es necesario atacar personalmente por ello a los autores.

Felipe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Maria dijo...

Felipe:

No me refiero a tu comentario en particular sino a comentarios agresivos en general. No entiendo porqué te sentiste aludido.

La idea de esta sección por supuesto es decir lo que se piensa, pero no agresivamente.

m dijo...

Ana Maria,,tiene razón., mejor sigo mirando el blogg que tiene buenos links. saludos

Anónimo dijo...

Lo que me preocupa, es cuando un proyecto tiene todo para ser bueno pero que no lo es.
Si es el proceso que es interesante porque no hablar de este?
Sierto, no es colocando datos, laminas de estudiantes y fotos de la construccion que hablamos de proceso!!!
Ademas conociendo la filosofia empresarial y elitista de la Javeriana (Universidad Privada donde el estudiante es tambien cliente), tengo duda en que la definicion y la idea del proyecto sea colectiva.
O mas bien, es una idéa alegre de la direccion del Pei,a la manera de un artista prepotente, que pide a sus estudiantes la platica necesaria en la construccion de algo que al final ilumina 3 cabezas docentes y deja en el olvido la mano de obra y la financiacion del proyecto que son los estudiantes.(No aparece ni un nombre de estudiante en los creditos. Y llamais eso trabajo colectivo????)
Estamos lejos del trabajo de cirugeda o de una position colectiva y social de la arquitectura.
En Colombia todo esta por hacer al nivel de arquitectura social y colectiva (hablo de arquitectura de los arquitectos, Hace mucho que las gentes en necesidades han olvidado que construire y proyectar pasa por la contratacion de un arquitecto)
Espero los proximos proyectos...Todo el mundo puede cometer errores.
Un saludo