13 de diciembre de 2009

“La identidad material de un sitio no es solo cuestión de acabados”: María Luisa Vela sobre la Biblioteca pública de Paz de Ariporo en Casanare

Proyecto Entrevista/ Biblioteca / Paz de Ariporo, Casanare

Aún en construcción, esta biblioteca pública, quizá menos conocida que la Biblioteca de Villanueva, hace parte de ese mismo concurso convocado en 2004. En esta entrevista con la arquitecta María Luisa Vela, parte del equipo de diseño, cuenta su experiencia al ganar su primer concurso de arquitectura y las dificultades que ha sufrido el proyecto para su ejecución en un lugar aislado como Paz de Ariporo.


Esquema general del proyecto




¿Cuál es el concepto clave del proyecto? ¿Surgió de una idea, del lugar, del usuario?

El proyecto nace de un concurso convocado por la Gobernación del Casanare, el Ministerio de Cultura y la Sociedad Colombiana de Arquitectos, para enmendar las deficiencias de espacios dedicados a la lectura planteados en el Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas Públicas.

En principio, diseñar una biblioteca pequeña para un lugar como éste tiene la dificultad del uso respecto al lugar, pues el clima es caliente a pesar de la lluviosidad, y el edificio debía estar lo suficientemente ventilado, pero al mismo tiempo conservar cierto hermetismo para la conservación de los libros. Por otra parte, la Avenida Marginal de la Selva, carretera troncal que comunica el departamento del Meta con el departamento de Arauca, es una carretera principal ruidosa, amenazando la condición ideal de silencio para cualquier establecimiento educativo. Por último, una línea de alta tensión partía el lote en dos partes, obligando a una implantación del proyecto en uno de los extremos. La idea general entonces surge de éstas condiciones en un lote prácticamente rural: implantación retirada del ruido de la vía principal, dos volúmenes que sectorizaban el programa a cumplir, uno de lectura curvo sobre un espejo de agua con orientación norte para tener una iluminación óptima, y el otro recto y más cercano al acceso, de servicios de la biblioteca, y finalmente, ambos enfrentados arman una especie de calle principal de acceso, un espacio público generoso para generar otros tipos de actividades culturales en piedra bola, material que se encuentra en los ríos del departamento.



Localización y esquema bioclimático




Planchas del concurso


De esta manera, el proyecto podría resumirse en tres componentes: El primero, el edificio de lectura, un volumen curvo que se abre hacia un espejo de agua planteado el costado norte del lugar. El segundo, un volumen recto que contiene los servicios auxiliares de la biblioteca: auditorio, aulas y baños. El tercero, el espacio público, que representa aproximadamente el 85% del diseño, integra ambos edificios y se adapta a la topografía, vegetación y posibles usos adicionales a los interiores.


¿Cómo relaciona éste proyecto con otros de sus proyectos?

Luego de dos años del grado de la universidad, cada uno de los participantes del concurso tenía sus respectivos trabajos. Fue de hecho mi jefe, el arquitecto Ernesto Jiménez el que me mostró el concurso y me sugirió la idea de convocar a amigos de la universidad para aventurarnos a participar. Fue el primer proyecto propio que hicimos, así que fue un gran aprendizaje para todos. El concurso consistía en proponer tres bibliotecas para tres sitios distintos en el departamento del Casanare, así que nos dividimos en tres equipos: La propuesta para Villanueva fue diseñada por Alejandro Peña y Ángela Rueda; la de Yopal, por Felipe Bermúdez y Gabriel Campuzano, y por ultimo, la de Paz de Ariporo, desarrollada por David Delgado y yo. Después de un arduo mes de trabajo después del horario laboral, y con el agravante de ser la primera vez que cualquiera participaba en una cosa de éste estilo, en una afortunada carambola cada biblioteca tuvo su premio: El primer puesto para Biblioteca Paz de Ariporo, el segundo puesto en la Biblioteca de Yopal y el tercer puesto en la biblioteca de Villanueva. Lo interesante del proceso fue que a pesar de la repartición del trabajo por equipos, todos hicimos aportes en los tres proyectos, procurando presentar las tres propuestas como si fueran una, con lineamientos conceptuales en común.


Tal vez este proyecto, por ser diseñado al poco tiempo de habernos graduado, fue más un intento de validar las hipótesis metodológicas de la universidad, combinado con aplicaciones algo ingénuas aún de lo poco que cada uno traía de sus trabajos por fuera de este proyecto. Diría yo que la herencia de formación que teníamos en común está relacionada con la manera en que está estructurado el programa de Arquitectura en la Universidad de Los Andes, en base a la triada vitruviana del utilitas (uso), firmitas (técnica) y venustas (forma); y en entender que un proyecto surge del entendimiento de las relaciones entre éstos tres criterios de diseño, en relación a un lugar que tiene una vocación.







Corte general



Planta general








Corte por el espacio público principal







Planta de cubiertas







Corte general





Cada uno de nosotros, de acuerdo con su poca experiencia, hizo su aporte al proyecto. Sin embargo, quizás la relación con los siguientes proyectos es que a partir de éste intentamos construir un discurso para lo que vino después. En mi caso particular, tal vez el gran aporte a la práctica profesional luego de este proyecto, tanto en la fase de diseño como en la supervisión arquitectónica, fue entender dos cosas que alimentan enormemente el ejercicio teórico de buscar la armonía uso-técnica-forma: La primera, la importancia de la investigación en temas de materiales e innovaciones técnicas en búsqueda de la eficiencia, y la segunda, la comprensión de las realidades locales, particularmente acerca del funcionamiento de las obras en sitios fuera de Bogotá y la pertinencia real de la información que se produce para construir.

¿Qué tanto y cómo se transformó el proyecto del diseño a la construcción?



Corte general transversal






Los dos volúmenes desde el acceso




Corte general transversal


Hall principal entre los dos volúmenes

El proyecto sigue en construcción. En esencia es el mismo proyecto volumétricamente. Sin embargo, se transformó bastante en términos constructivos, en la medida en que es un concurso de anteproyecto y por ende carece del desarrollo como proyecto.

El conocimiento más detallado del lugar y una investigación sobre procesos constructivos y técnicas industrializadas enriquecieron fuertemente la reflexión sobre los materiales a utilizar.

Tal vez el siguiente aspecto que varió durante el desarrollo del proyecto fue la depuración del diseño en los espacios interiores y la pregunta por la sostenibilidad, vista ya desde soluciones concretas y estrategias que obedecen a cálculos y no a hipótesis esquemáticas como las que aparecen en las planchas de concurso.


¿Cómo y por qué eligieron los materiales?

La elección de la piedra de bola para todo el espacio público exterior, de gran protagonismo en el proyecto, tuvo que ver con la búsqueda de una identidad local. La piedra de bola fue un material que vimos de manera recurrente a lo largo del departamento y nos pareció apropiado convertirlo en la textura principal de la gran superficie de espacio público.



Elección de la piedra de bola y muro de piedra en proceso de construcción


Para la estructura y cerramiento los criterios fueron la facilidad constructiva y la eficiencia. Elegimos la estructura en concreto porque permitía mayor flexibilidad para el planteamiento del volumen curvo, facilidad en la mano de obra, y una apariencia pétrea. Los cerramientos en bloque de concreto seguían esta misma línea, permanecerían a la vista y tendrían coherencia con la estructura. La cubierta metálica ligera ofrecía la posibilidad de tener el menor peso posible arriba, aislamiento térmico y acústico y protección contra incendios. Las persianas de madera las escogimos para resolver de manera natural la ventilación de los espacios interiores y porque ofrecían una alternativa más apropiada al lugar que las persianas metálicas.



Encofrados metálicos para la estructura en concreto y primeros muros y estructura en concreto



Estructura general de la cubierta metálica ligera y estructura de las lucarnas



Interior del volumen curvo de lectura

Constructivamente, ¿cuál fue el detalle más crítico, el más exigente de resolver?

En los tres capítulos de desarrollo arquitectónico hubo tres dificultades importantes: En el volumen curvo de lectura, fue difícil integrar la geometría de la cubierta en relación con las entradas de luz cenital en forma de lucarnas triangulares. En el volumen recto de servicios, fue un reto tener ventilación natural en el auditorio y cumplir con las exigencias de hermetismo para las condiciones óptimas de acústica; y en el espacio público, los pendientados en función de la evacuación del agua fueron un tema de cuidado.




Planta general del volumen curvo


Detalles de la cubierta del volumen curvo




Corte del volumen curvo


Planta general del volumen recto



Detalle del auditorio


Corte del volumen recto


¿Qué es lo que más le gusta del proyecto?

La manera en que los dos volúmenes, cada uno con sus requerimientos de uso e iluminación, conforman un espacio exterior para otras actividades culturales, que sin interrumpir el uso principal de biblioteca, complementan el valor del proyecto como lugar de encuentro para la comunidad.








Detalle del hall de espacio público y acceso principal


Acceso principal




¿Qué haría diferente si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer?

Menos planos y más presencia en obra. A diferencia de lo que creimos, los constructores no siempre se remiten a toda la planimetría entregada, especialmente a los planos de detalle. Tal vez la enseñanza en este sentido es buscar la sencillez constructiva al máximo, sobre todo si la obra está en un lugar aislado como Paz de Ariporo. Igualmente, el mal vicio de pretender la sofisticación de los detalles constructivos puede entrar en conflicto con los recursos reales, particularmente en sitios alejados de grandes ciudades, en donde se trabaja con lo que hay. En la fase inicial del proyecto en la que se hace el trazado general, replanteo y distribución de niveles, es de vital importancia la supervisión de obra de los arquitectos diseñadores, pues en gran medida de esa estructura inicial se desprende todo el desarrollo del edificio y sus componente y la posibilidad de sortear inconsistencias entre diseño y obra a partir de éste punto es muy sensible. También haría una mayor investigación sobre las posibilidades constructivas y de materiales de acuerdo al sitio. Entender la identidad material de un sitio no es solo cuestión de acabados sino también en las posibilidades reales para la ejecución de cada uno de los procesos.



¿Visita el proyecto después de finalizada su construcción? ¿Por qué sí o por qué no?

No hemos ido recientemente. Paz de Ariporo está a nueve horas por tierra de Bogotá. Los tiquetes aéreos son costosos y el presupuesto de la obra no contempla suficientes viajes de supervisión de obra, pues se asume que todo está explícito en planos. Además está el tema de la inseguridad, así que no hemos podido ir con la frecuencia que quisiéramos.


Ficha técnica

Nombre del proyecto: Biblioteca Pública de Paz de Ariporo, Casanare.
Categoría: Institucional
Ubicación: Avenida Marginal de la Selva, Paz de Ariporo, Casanare.
Cliente y/o promotor: Gobernación del Casanare, Ministerio de Cultura. En la fase de concurso, FONADE y Sociedad Colombiana de Arquitectos, Regional Casanare.
Equipo de diseño: David Delgado, Gabriel Campuzano, Ángela Rueda, María Luisa Vela.
Otros Colaboradores: Alejandro Peña, Felipe Bermúdez, Brigitte Parra, Paula Valcárcel.
Constructor: DCC Ltda.
Área del lote: 10,000m2 (1 hectárea)
Área construida: 1500 m2
Costo de la obra (por m2): S.d.
Año: Diseño: 2005, Construcción: De 2006 hasta la fecha.
Materiales y proveedores: Piedra bola de río, estructura en concreto reforzado, cerramiento en bloque de cemento, persianas de madera Teka, estructura metálica de cubierta, teja tipo sándwich de poliuretano.

Fotografías, planos e imágenes: María Luisa Vela

7 comentarios:

H. MEYDAG dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
H. MEYDAG dijo...

AIREPURO?
Por fin salen a la luz pública imágenes de Ariporo. Los que hemos seguido el citado concurso agradecemos espacios de aire puro como a57, y aprovechamos para recordar la curiosidad causada cuando subieron al estrado los receptores de los premios, para sorpresa de las autoridades el promedio de edad de los laureados rondaba el cuarto de siglo. Me pregunto si la moñona fue más pecuniaria que arquitectónica. On the other hand, parece que fue el comienzo del inevitable advenimiento de más y más concursos acaparados por la infante infantería colombiana, esa olla pitadora con nuevos olores y sabores que ha arrasado desde el último lustro con proyectos como la citada Villanueva, traducida a 6 idiomas y no leída en su país, una obra robusta y silente muy lejana de otros íconos más (in)mediatistas como aquel que corona un tugurio y/o una forma de pensamiento en otra ciudad.

EL LLANERO SOLITARIO
Pero lo que nos convoca es Ariporo, o Vitruvio "el Llanero" según Maria Luisa. Este proyecto versa sobre el aterrizaje de unas ideas académicas secundadas en ese entonces por una ínfima experiencia profesional y un hambre por abrazar el mundo. Sería mejor decir el "alunizaje" en un contexto oscurecido por intereses políticos en busca de tajadas, en un contexto complejo por la práctica inexistencia de esa silla vacía llamada SCA en materia de amparo y seguimiento real del desarrollo de los concursos (por los que en ese entonces cobraba las bases a diferencia de sus homólogas), en un contexto implacable por la realidad de un presupuesto ejecutado por una constructora privada que se alza alto en estas licitaciones con el presupuesto más bajo, en un contexto climático más complejo que los diagramas en este caso virtuosos del que parece ser autor el notable Arq. M. Pinilla, etc. Bravo! arquitectos por la constancia y defensa del proyecto. Siguiendo con esta historia de fantasía versus realidad, Maria Luisa hace bien en señalar que las memorias bioclimáticas de los concursos son una cosa pero el hecho concreto otra, aunque en este caso alude a una evolución también es cierto que en la inmensa mayoría de casos los paneles de concursos actualmente se plagan con especies exuberantes, árboles impresionistas o diagramas power-pointescos los menos y v-rayzados los más, estrategias todas que apuntan a una tecno-imagen de seudo-conciencia verde post-arquitectónica encerrada en fachadas re-fritas, o en pocas palabras, mercadeo.

DE SANTIDADES Y TRINIDADES
Seguro que Vitruvio después de casi seis años no es el mismo Vitruvio. Seguro que la cadena montañosa de pliegues en(rosca)dos de Los Andes, habitada en sus cimas por aves rapaces de testas blancas (léase símbolos patrios) y formación rocosa apreciable desde la planicie laberíntica del liso Llano, ha enriquecido las lecciones del tratadista favorito del firme y vetusto maestro D.Bermúdez con la realidad del concepto de "lugar" a sus discípulos. Celebro la honestidad con la cual se presentan las fotos de obra en las cuales se aprecia el in-utilitas enchape de identidad material, este no es un proyecto "de" piedra sino "con" ella que "me" la saca. Quizá el concepto de lugar en la Biblioteca de Ariporo, entendido aquí como espejo del corto abecedario constructivo propio de bodegas, tal como el Arq. Delgado señalara a Grosso Modo comparando su proyecto con estos edificios, está mejor representado en la jamás mejor dicha brutalidad del bloque de hormigón al interior o en la volada cercha vista de corto vuelo.

HERMAN MEYDAG

p.s. hablando de trinidades, ¿alguien sabe qué pasó con la de Yopal?

maria luisa dijo...

Señor Meydag, creo que este es un espacio para discutir arquitectura y no lo custionable de las edades de los participantes. Sin embargo, gracias por tomarse el tiempo de opinar.

Me gustaría que se identificara para conocer sus críticas constructivas y no sus comentarios con tintes de resentimiento. Gracias,

Maria luisa.

Manuel Laverde dijo...

Muy buen proyecto, el análisis del lugar es acertado y la resolución volumetrica es agradable, sobre todo en climas tan cálido como los llanos orientales.
De valorar el tema de la visita, el seguimiento y la presencia del arquitecto en las obras, de acuerdo en que no son solo planos lo que se necesita para construir, sino una intervención en los momentos oportunos de toma de decisiones.
Ojala podamos tener mas fotografias
Felicitaciones

H. MEYDAG dijo...

TEXTO EN DOS PARTES

PRIMERA PARTE

¿BUT WHO IS, THE BADMAN?
No sé porqué o de dónde se interpreta que el anterior escrito es una crítica de la edad. Estoy perfectamente consciente del tono beligerante de mis observaciones, más elucubradas de lo que Ud. anota o se imagina y que no se detienen en el concepto de edad, que en mi caso vital no sobrepasa los 30. Tampoco es un texto condescendiente o de miradas altivas, ni menospreciante con el fenómeno del relevo generacional. J. Joyce confesaba que sus textos tenían trampas y que esperaba que pasaran cien años antes que los críticos las develaran, H. Eco dijo que usualmente sus primeras cien páginas son una prueba de fuego para sus lectores más avezados que continuarían hasta el final. En otras palabras, Maria Luisa, y créame que con respeto se lo digo, no ha entendido nada de lo que he comentado. Si se trata de develarme a mí mismo, no será mi identidad como el Joker de Ledger le pide a Batman (es de mal gusto cuando los abogados se acuestan con los arquitectos, el diálogo cesó cuando se instauró sobre esferapública un castillokafkiano de amenazas legales), acaso revelaré en tono aguafiestas algunas de las frases en aras de mi voluntad de diálogo y autocrítico. Por ejemplo, en el primer párrafo un ojo más atento notará que la palabra “arrasado” o la palabra “nuevos” son flores, así como “sabores” u ”olores” al aludir a una arquitectura joven basada en los sentidos y en una continua explosión creativa que ha aleccionado a más de uno muy lejos de la frontera local. Si quiere más pistas creo que esto le cobija pues en su entrevista la palabra intuición aunque no se dice está muy presente, esto lo considero valioso y sorprendentemente franco. Asimismo, mi exaltación de su homónima Villanueva frente a la debatida Parque España lo dice todo, como también dice mucho de una cultura arquitectónica superficial Archidaylesca que no sabe apreciar la sencillez y se confunde con un mal Miralles pasado por un baño Chipperfieldesco Zahadeado.

SEE YOU AT THE JOCKEY
Los juegos de palabras no los veo como galimatías, más bien como un homenaje a la lectura, es decir al libro, si juego con las palabras es porque asumo que un diseñador de bibliotecas seguramente tiene una afinidad o pasión por la palabra escrita, o que es su “amigo “como el sabio bicéfalo recuerda. Una respuesta en tono de General que comienza con un abaritonado “Señor” hiede a un llamado al orden propio de un carácter policivo lejano de la cultura libre, no creo que una fotocopia autenticada doble-cara de mi cédula o el pedigrí de mis apellidos que usted me solicita revelar aportarán nada. Cedo la palabra al colega A. Aravena cuando en una entrevista afirmó que la sociedad de arquitectos es como un club, un círculo de apellidos donde se enseñan los colmillos mientras se despiden con falsos “Gracias”. Mi respuesta a su solicitud es: ni clubes ni delfines.

(continúa)

H. MEYDAG dijo...

SEGUNDA PARTE

JA JA JA
También, un poco de humor. Quizá no se ría en este momento porque siente que the joke is on you, ¿pero qué seríamos sin el humor? Creo que el tiempo que Ud. me agradece por dedicarle a la obra y a la entrevista, es harto constructivo y arquitectónico más allá de un edificio u otro o de cualesquiera sean sus autores, si continúo en el plan aguafiestas al que me somete su frío baldado, le puedo develar que en el segundo y tercer párrafos sugiero una discusión sobre la educación de la arquitectura, sobre soplar el polvo encima de la mesa y desaprender tratados gravados en piedra, sobre cuestionar el concepto de lugar vendido por el eurocentrismo y su idealizada sociedad grecorromana, sobre preguntarnos sin tapujos por la vergüenza ajena sentida en una exposición de concursos, sobre la defensa de la mano y el conocimiento aprehendido sin computadores, etc.

RIMAS RIMAX
Ponga en palabras el mundo fantástico de los viajes de obra, de cómo conocieron la realidad del Poder en un almuerzo con políticos de turno, compartiendo plato plástico y refajo caliente con moscas sobrevolando la carne oreada, juiciosamente atornillados en mobiliario Rimax. En su entrevista Ud. revela la falsa puja entre realidad y ficción y cómo es imposible separarlas, porque quizá nunca lo han estado. Todo está mezclado con todo y no estaría demás ahondar en otras narrativas más sugerentes y menos oficiales sin señalamientos o seriedades acartonadas. Nos interesan más sus fuentes de inspiración post-teórica cosechadas en la Cruzada que supone construir, en su caso Ariporo, que por cierto los bautizó notarialmente (y en una fe que estamos descubriendo sus lectores).

Le sugiero que lea otra vez con otros ojos y acompáñese de un espresso o un mate o un chai o los tres juntos en una totuma. El secreto de aburrir es decirlo todo o no decir nada.

HERMAN MEYDAG

A57 / dijo...

Hablando de trinidades, averiguamos qué pasó con la de Yopal: "La Biblioteca la empezaron a construir hace un par de años y se quedo en la cimentación."
¿Alguien en Yopal sabe algo más al respecto?